domingo, 20 de junio de 2010

RETABLO DEL PUEBLO ESPAÑOL


“Noche de guerra en el Museo del Prado”. De Rafael Alberti. Dramaturgia y Dirección: Ricard Salvat. Reparto: Luisa Armenteros. Manuel de Aguilar. Yolanda Diego. Bernabé Fernández. J. A. Ferrer. Luisa Gavasa … Escenografía: Alfonso Barajas. Figurinista: Javier Artiñano. Madrid. Teatro de Madrid.

Resulta extraño que tratándose de un poeta, no sean tenidos como felices los romances de Rafael Alberti con la dramaturgia. Si su auto sacramental “El hombre deshabitado” provocó un escándalo en su estreno republicano; y “El adefesio” sirvió -entre otros factores- para devolver fugazmente a la gran María Casares a nuestra escena, no están todos los especialistas de acuerdo en considerar al poeta Alberti como un gran dramaturgo. La sombra de Lorca planea sobre el poeta del Puerto; para muchos, su teatro es una rémora del primero.
“Noche de guerra en el Museo del Prado” es una grata sorpresa para los escépticos. El director catalán Ricard Salvat ha sabido desentrañar -por sexta vez consecutiva- las claves políticas universales del texto de Alberti, dando protagonismo a las palabras y a las imágenes generadas por el poeta en esta originalísima pieza dramática, en la que los personajes de los cuadros del Museo del Prado, toman vida y relatan su historia particular: la del sufrimiento del pueblo español. La obra tiene un carácter experimental propio de las vanguardias históricas, que multiplica la actualidad política del texto de Alberti.
Salvat se vale de una rica utilización del espacio escénico y teatral, y cuenta con la inestimable complicidad del escenógrafo Alfonso Barajas y el figurinista Javier Artiñano, que han sabido trasladar a escena -con gran plasticidad y sentido de la teatralidad- los personajes de Velázquez, Goya, Tiziano y hasta el mismo Fray Angélico, sin olvidar a Picasso.
La huella surrealista late a lo largo de este montaje, que Salvat ha elevado a la categoría de gran espectáculo, al tiempo que abrillanta la contemporaneidad de su interpretación moral y política de la historia de España. Felipe IV y su bufón, las brujas y los ajusticiados de Goya, Venus y Adonis, y hasta los arcángeles de la Anunciación a María, debaten en esta representación con la musicalidad del verso albertiano, y la fuerza de sus retablos simbólicos. “Noche de guerra…” puede considerarse un ejemplo de “Teatro Nacional”, sin tener que viajar miles de kilómetros para descubrir la piedra filosofal de la injusticia allende nuestras fronteras.
La joven y numerosa compañía que la representa, consigue latir al unísono con una gran energía y calidad interpretativa que da impulso a este potente espectáculo.
El entretenimiento que produce la calidad artística de este montaje está garantizado. Se convierte en el mejor homenaje que pueda rendírsele a Alberti en su centenario, la de devolver lleno de vida su teatro al pueblo y al público madrileño. Por puro egoísmo, ningún buen aficionado debería perdérselo. Los que disfrutaron la representación esa velada, devolvieron con largos y sinceros aplausos a sus intérpretes, el regalo teatral recibido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario